Una tradición que convirtió el miedo en alegría

Compartir en:

Cinco generaciones han interpretado por más de 60 años consecutivos a Los Descabezados, una comparsa protagonista del Carnaval.

Debajo de un armazón de varillas, tela y espuma se esconde una tradición familiar que nació como un homenaje póstumo al caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán. Se trata de Los Descabezados, que desde 1953 han participado en los desfiles del Carnaval de Barranquilla y se han convertido en un símbolo de esta fiesta.

El precursor de esta comparsa es Ismael Escorcia, un hombre de 87 años que, inspirado en los cuentos de terror que le contaban cuando niño, las películas de la década de los 40 y lo que vivió durante la época de la violencia en Colombia decidió convertir un personaje que normalmente causaría miedo, en un motivo para celebrar y bailar durante los Carnavales.

La comparsa ha recibido 20 Congos de Oro y, en 2009, Ismael fue coronado como Rey Momo, lo que para este artesano autodidacta fue  el punto de partida para estar en la cima de la tradición de los Carnavales y le permitió contarle al mundo lo maravilloso de la más grande de sus pasiones.

Durante todos estos años Bavaria ha acompañado a la familia de Ismael y a todas las que se visten de fiesta para disfrutar un Carnaval lleno de color, sabor y tradición. Por eso la historia de los descabezados de los Escorcia es una de esas  #TradicionesQueNosUnen

Etiquetas: